Si estás usando WordPress en tu página web seguro que habrás enfrentado la tarea de instalar un tema para el aspecto gráfico de tu sitio web e incluso con mayor o menor éxito habrás sido capaz de modificar el aspecto de tu sitio web a tu gusto, ya que no todos los temas de WordPress son igual de manejables ni admiten la misma facilidad para personalizarlos.

En ocasiones necesitamos retocar o añadir código nuevo a nuestro tema, ya sea añadiendo o personalizando código en el archivo de funciones o en las hojas de estilo de nuestro tema.

Hacer esto directamente en el tema principal tiene un inconveniente muy grande y es que cada vez que se actualice nuestro tema perderemos todos los cambios personalizados que hayamos incluido y necesitaríamos volver a retocarlos de nuevo y así con cada actualización.

Por suerte, WordPress ha tenido en cuenta que esto iba a pasarnos y para no tener que estar modificando nuestro tema con cada actualización existen los llamados temas hijos, si esto te suena a un idioma de otra galaxia estás en el lugar correcto, primero te explicaré que son los temas hijo en WordPress y después te diré como puedes instalarlos en tu sitio web para mejorar el rendimiento.

¿Qué son los temas hijos en WordPress?

Un tema hijo es un tema nuevo instalado que hereda todas las funcionalidades del tema «padre» o principal que teníamos instalado, de tal forma que aunque el tema padre se actualice no perderemos los cambios que hagamos en el tema hijo, y es aquí en este tema hijo donde debemos incluir todo el código personalizado que hagamos sobre el tema principal o padre.

Por norma general el tema hijo, que debemos tener activo en nuestro sitio web, tiene dos archivos en blanco, el archivo de funciones y el archivo de hoja de estilos; por defecto tendremos estos dos archivos, pudiendo añadir más opciones en caso de necesitarlas, y es en estos dos archivos en blanco del tema hijo donde debemos añadir nuestro código personalizado.

¿Y cómo hago esto en mi sitio web?

Ya que una imagen vale más que mil palabras te explico en el siguiente video cómo debes hacerlo:

Ya has podido observar en la práctica cómo se instala un tema hijo y por qué debes hacerlo en tu sitio web.

Otra ventaja que tiene este plugin aparte de ser sencillo de usar es que puedes desactivarlo una vez lo hayas usado sin perder su utilidad, ya que el tema hijo creado se mantendrá activo y así evitarás tener plugins en activo que no necesites, lo cual es muy importante para el buen funcionamiento y rendimiento de WordPress.

Y ya sabes que si eres un miembro premium del blog tienes disponible los comentarios para resolver cualquier duda que tengas sobre este tema que hemos tratado.

Suscríbete a la newsletter

Suscríbete a la newsletter para ser el primero en recibir los nuevos contenidos que voy generando.

No te preocupes, odio el spam tanto como tú, solo te enviaré un correo cuando haya nuevo contenido en el blog.

Y si algún día te quieres dar de baja podrás hacerlo cuando quieras.

Seguimos en contacto!!

Te has suscrito correctamente!!

Pin It on Pinterest

×